BEYOND KLEIN

Lázaro Rosa Violan -
Octubre 2021

Lázaro Rosa Violan se define a sí mismo como pintor, trotamundos y creador de atmósferas.

A muy temprana edad comenzó a pintar y diseñar, para después licenciarse en Bellas Artes y Arquitectura de Interiores.

El año 2002 fundó su estudio de creación de espacios, con el que ha obtenido innegable reconocimiento internacional trabajando en proyectos por todo el mundo. Así, su figura de diseñador de interiores ha alcanzado inmensa popularidad.

Beyond Klein muestra el trabajo artístico desarrollado por Lázaro Rosa-Violán en los últimos años y atestigua su estrecha relación con los medios de la pintura y la escultura. Con una obra prolífica, desde el comienzo de su trayectoria, el artista no ha dejado nunca de producir.

Una muestra confeccionada por lienzos y piezas de diseño escultóricas en azul añil, referenciando su estrecho vínculo con la cultura mediterránea, siempre presente en su trabajo a pesar del eclecticismo que le caracteriza.

El título de la exposición es un juego de palabras que trata de poner en valor la relación del artista con su idea de arte. Beyond, entendido como más allá, el trascender o sobrepasar expectativas, concepto muy recurrente en los debates artísticos, se enfrenta a Klein, recordándonos al artista francés que acuñó el azul presente en la obra de Rosa-Violán y retando al espectador a combatir a uno de los máximos exponentes del nuevo realismo, a Klein, significando también pequeño en alemán, en contraposición a las colosales dimensiones de algunas de las obras de Rosa Violan. Así, Beyond Klein se postula como el trascender al propio artista, a la obra en sí, para sobrepasar los límites del lenguaje artístico y crear experiencias vivibles y envolventes.

La intención del artista es que el espectador se sumerja en la muestra y viva una experiencia a través del color y las proporciones. No se trata de introducirse en un white cube y convertirse en mero observador, si no de generar una atmósfera, un mundo propio y envolvente que provoque a los cinco sentidos y apele a la emoción. Así, Lázaro Rosa Violán abre el debate sobre la relación del arte con lo emocional, y de manera más particular con lo estético. En una época en la que el auge de lo conceptual ha reducido a la obra de arte a pieza de documentación o elemento didáctico, Rosa Violán reivindica el arte decorativo, el arte cuya finalidad es generar placer a quién lo mira, sin más pretensión que la de agradar. Frente al rol museístico que han adquirido las galerías comerciales, que se han distanciado así del público general y han contribuido a la especulación de la obra de arte como objeto de inversión económica apoyado por la idea del artista como marca comercial, Rosa Violan reivindica el arte distractivo, el arte de la experiencia y a la democratización del arte.

Atendiendo al eclecticismo que le define tanto en su faceta de artista como de diseñador, muchos son sus referentes. A lo largo de su recorrido artístico el visitante podrá encontrar guiños a artistas tan dispares como Anish Kapoor, Lucio Fontana, Nevelson o a los representantes del constructivismo británico de los 70.

En una muestra que pone de manifiesto la fina línea que separa arte y diseño, en la que objetos decorativos y mobiliario se convierten en esculturas y obras pictóricas o viceversa, Lázaro Rosa Violan distingue tres familias que marcan un recorrido paisajístico por el que transitar. Flora, mar y ciudad son los tres ejes por los que el artista nos invita a pasear a través de la fusión entre naturaleza y arquitectura en un viaje altamente personal.